EL SEÑOR DE LAS BOINAS

Són històries que han creat els alumnes de 3r d´ESO a partir de l’observació d’un personatge del carrer al qual li crean una vida.

EL SEÑOR DE LAS BOINAS

Este es un hombre llamado Nicolás, pero prefiere que se le dirijan por el “Señor de las boinas”.

Destaca en él la simpatía de la vejez y el énfasis de la infancia; un corazón que late robusto a pesar de las arrugas que en él guardan, unos ojos azul claro que dejan ver el agua cristalina de su alma. Se le puede ver cada madrugada aposentado en su ya deteriorado banco de madera, observando el pasar continuo de las pisadas y, por supuesto, del tiempo.

Pero a Nicolás no se le conoce por su simpatía y/o alegría (que aún así es lo que lo caracteriza). La notoriedad de Nicolás se debe principalmente a las boinas, que día a día, con un color y estilo diverso, le proporcionan a su cabellera un escondite para refugiarse del frío; ya que, a medida que pasa el tiempo tanto por su edad como por su calvicie, se van agrandando a pasos desorbitados, pues ya son 72 años, los que arrastra el querido “Señor de las boinas”.

Por suerte para él, goza y da gracias de compartir el devenir de su vida, la cual, aterida, se planta un hombre decidido a perdurar en las más “infantiles” temperaturas, persiste cual tenaz batallador, y por esto es que dicha acompañante en sus tantas venturas y desventuras, no es otra que su hermosa mujer, Beret.

Beret es una doncella, cuya vida es el resumen de un amor encontrado al unir dos pieles con unos tactos totalmente opuestos. Cada día, Beret, para enamorar aún más si cabe a Nicolás, se engalana con un color y vestido de forma que con esto obtenga una apariencia, la cual atraiga a Nicolás como si de un polo positivo con otro negativo se tratase. Pero he aquí la singularidad de todo esto, y es que cada vestido que Beret luce, tiene una forma y estilo único y a esto le añadimos un color distinto en cada vestido de su incontable colección.

El día de hoy, Beret cuenta con 26.280 años.

 Quico Muñoz